quarta-feira, 24 de novembro de 2010

Novena de Natvidad - Primer Día Lema: “La Salvación prometida por Dios a todos los pobres”



Foto de divulgação

Bienvenida
(Preparar el ambiente, las cuatro velas que serán prendidas en el momento oportuno, la Biblia y si es posible, una planta con brotes. Iniciar con una buena bienvenida, un momento de silencio, de oración personal…). Encendido de la vela (una persona de la familia enciende la primera vela y reza): Bendito seas, Dios de nuestros Padres, Porque iluminas nuestras vidas Con la luz de Jesucristo Prometida a los pobres A quien esperamos con todo cariño. Amén.

Canto de inicio
(Canto apropiado)

Recordar la Vida
El colectivero que devolvió un maletín lleno de billetes. El dueño de la plata lo había olvidado en el tercer asiento del micro. Honesto. Alberto Ríos, el chofer que encontró el maletín lleno de dinero, dice que se siente muy contento por la decisión de devolver la plata sin dejarse un peso de lo que había adentro. "Siempre creí que si encontraba plata no la iba a devolver. Pero cuando vi ese maletín lleno de fajos de billetes no dudé en dárselo a su dueño", cuenta Alberto Ríos, un chofer de la línea 28 de la empresa Albardón. El hombre encontró un maletín mientras limpiaba el micro. Según cuenta, contenía muchísimos billetes, algunos eran pesos, otros dólares y otros euros, pero no sabe qué cantidad de dinero había. La cifra fue dada a conocer por Carlos, el dueño del maletín, quien no reveló su apellido y dijo que llevaba 1.800.000 pesos, que pertenecían a la empresa en la que trabaja y que eran para comprar tierras para plantar olivos. Alberto Ríos tiene 39 años y vive en Santa Lucía con su esposa y sus 4 hijos. Hace más de 7 años que es colectivero y, a pesar de que tiene deudas y que está ampliando su casa "con todo el sacrificio del mundo", según cuenta, prefirió no quedarse con la plata.
Todo pasó el viernes de la semana pasada, a eso de las 10. Carlos, el pasajero, había subido al colectivo en la plaza de Concepción. "Yo soy sanjuanino pero vivo en Santa Fe. Por una promesa cada vez que vengo a San Juan voy a la iglesia de Concepción.
Cuando salí tomé el colectivo y me dejé el maletín", comentó Carlos. Y dijo que había decidido contar la historia para, de ese modo, agradecer al chofer. El hombre bajó del colectivo en la esquina de Rioja y Rivadavia. Y cuando llegó al banco notó que no tenía el maletín. Mientras, Alberto había parado frente al colegio Don Bosco para limpiar el micro. "Cuando pasaba el lampazo vi que había algo en el tercer asiento. Era un maletín negro, grande. Lo abrí y encontré plata. No sé cuánto era, pero juro por Dios que era mucha", cuenta Alberto. El chofer guardó el maletín en la gaveta en la que deja su bolso y comenzó a manejar. "Pensaba que a lo mejor la plata era del trabajo del hombre y que si la perdía lo iban a echar. Después me asusté, pensé que podía ser robada y que iba a terminar preso. Pensé de todo, porque ¿cómo alguien se va a olvidar tanta plata?", razona Alberto. Y a su pregunta se suman otras: ¿Cómo alguien va a llevar casi dos millones de pesos en un maletín? Y, ¿cómo iba a transportarla en un colectivo? La incertidumbre hizo que el chofer decidiera dejar el maletín en la empresa de colectivos. Pero cuando volvió a pasar por la esquina en la que se había bajado el hombre, vio que Carlos lo esperaba. "Me preguntó si había encontrado algo. Le dije que sí y le di el maletín. Estaba asustado, me abrazó y me agradeció", cuenta Alberto, que recibió 300 pesos de recompensa. "Cuando le conté a mi familia me sentí tranquilo por haber devuelto la plata", dice el chofer. Y agrega que "estas son cosas que te ponen a prueba. Yo empecé a trabajar a los 8 años, con mi papá. Siempre me decía que lo que es de uno es de uno, y lo que no, no. Creo que por eso no pensé en dejarme la plata" Agrego: Uds, qué harían, devolverían o se quedarían con la plata???
 http://www.nforo.net/el-rejunte/37225-colectivero-devuelve-1-800-000-pesos.html¿Conocemos algún caso parecido en nuestro barrio? ¿En nuestra comunidad? ¿En nuestra familia? Podemos compartir los testimonios que conocemos.

Himno
(Canto apropiado)

Salmo 80 (79)
Escucha, Pastor de Israel, tú que guías a José como a un rebaño; tú que tienes el trono sobre los querubines, resplandece ante Efraím, Benjamín y Manasés; reafirma tu poder y ven a salvarnos.
¡Restáuranos, Señor de los ejércitos, que brille tu rostro y seremos salvados!
Señor de los ejércitos, ¿hasta cuándo durará tu enojo, a pesar de las súplicas de tu pueblo?
Les diste de comer un pan de lágrimas, les hiciste beber lágrimas a raudales; nos entregaste a las disputas de nuestros vecinos, y nuestros enemigos se burlan de nosotros.
¡Restáuranos, Señor de los ejércitos, que brille tu rostro y seremos salvados!
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Después del canto del Salmo, hacer un momento de silencio, pudiendo enseguida repetir -sólo repetir- la frase o palabra que más ha tocado el corazón, concluyendo este momento con la oración siguiente, rezada por el coordinador.

Oración Sálmica
Dios eterno, Pastor nuestro, que envías a Jesucristo, Vid Verdadera, mira con cariño a tu pueblo; ayúdanos a vivir unidos a tu Hijo, como las ramas están unidas al tronco, para que en el mundo en que vivimos, demos muchos frutos de vida y salvación. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Lectura Bíblica (Sofonías 3, 1-2. 9-13)

Lectura del Profeta Sofonías
¡Ay de la rebelde, de la impura, de la ciudad opresora! Ella no escuchó el llamado, no aprendió la lección, no puso su confianza en el Señor ni se acercó a su Dios.
Entonces, yo haré que sean puros los labios de los pueblos, para que todos invoquen el nombre el Señor y lo sirvan con el mismo empeño. Desde más allá de los ríos de Cus, mis adoradores, los que están dispersos, me traerán ofrendas.
Aquel día, ya no tendrás que avergonzarte de las malas acciones con las que me has ofendido, porque yo apartaré a esos jactanciosos prepotentes que están en medio de ti, y ya no volverás a engreírte sobre mi santa Montaña. Yo dejaré en medio de ti a un pueblo pobre y humilde, que se refugiará en el nombre del Señor. El resto de Israel no cometerá injusticias ni hablará falsamente; y no se encontrarán en su boca palabras engañosas. Ellos pacerán y descansarán sin que nadie los perturbe.
Palabra de Dios
Todos: Te alabamos, Señor.

Meditación. Compartir
Hemos escuchado la Palabra de Dios. Ahora vamos a cerrar los ojos y, por un momento, en silencio, vamos a dejar que ella caiga bien tranquila en nuestro corazón (instante de silencio). Repitamos en silencio, con calma, sin apuros algunas frases o palabras importantes.

Vamos también a compartir: ¿Cuál fue la frase que más me llamó la atención?, ¿cuál es la palabra que más me sacudió? ¿Por qué?

En el “recordar la vida” (en el inicio de la novena) hemos escuchado un testimonio. ¿Qué tiene que ver eso con el tiempo de adviento? ¿Qué lección sacamos de eso?

Cántico de María
“Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque él miró con bondad la pequeñez de su servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo! Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre”.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Preces
Queridos hermanos, con María y con todos los que esperan la venida del Señor, recemos con fe. A cada intención respondemos: “Ven Señor Jesús”
- Esperado de las Naciones, llenos de alegría, esperamos tu venida. Oremos.
- Tú que existes eternamente, antes de la creación del mundo, ven a salvar a tu pueblo de la corrupción, la violencia, la guerra y la destrucción. Oremos.
- Tú que eres el Señor de los Pueblos, concede sabiduría a los que nos gobiernan. Oremos.
- Tú que asumiste nuestra condición humana ven a librarnos del poder de la muerte. Oremos.
- Intenciones espontáneas.
Acuérdate de nosotros, Señor, cuando vengas en tu Reino y enséñanos a rezar. Padre Nuestro.

Oración
Señor Dios, creador y redentor de la humanidad, quisiste que tu Hijo se encarnase en el vientre de la Virgen María. Atiende con cariño nuestras suplicas para que Jesús, hecho humano igual a nosotros, nos haga participar de su vida divina. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Bendición
El Dios de la esperanza, de la alegría y de la paz permanezca con todos nosotros, por los siglos de los siglos. Amén.

Despedida
Fonte: Arquidiocese de Santa

Nenhum comentário: