quarta-feira, 24 de novembro de 2010

Novena de Navidad - Tercer Día Lema: “Con inmensa compasión, vengo a recibirte”



Bienvenida
(Preparar el ambiente, las cuatro velas que serán prendidas en el momento oportuno, la Biblia y si es posible, una planta con brotes. Iniciar con una buena bienvenida, un momento de silencio, de oración personal…). Encendido de las velas (una persona de la familia enciende las velas y reza): Bendito seas, Dios de nuestros Padres, Porque iluminas nuestras vidas Con la luz de Jesucristo Prometida a los pobres A quien esperamos con todo cariño. Amén.

Canto de inicio
(Canto apropiado)

Recordar la Vida
¿Qué es Aldeas? “Cada niño y cada niña pertenece a una familia y crece con amor, respeto y seguridad.” Somos una organización internacional de desarrollo social sin fines de lucro, no gubernamental e independiente. Desde 1949 que Aldeas Infantiles SOS se especializa en el acogimiento familiar de niños y niñas. Nuestro objetivo es ofrecer a los niños y niñas privados del cuidado de sus padres, en condición de orfandad o que por alguna razón no pueden estar con sus familias biológicas, una familia, un hogar estable y una formación sólida para alcanzar una vida autónoma. La organización desarrolla sus programas actualmente en 132 países y territorios en el espíritu de la Convención sobre los Derechos del Niño de las Nacionales Unidas (CDN). Implementa programas para que niños, niñas y sus familias biológicas fortalezcan sus mecanismos de protección y atención, además apoya a niños y niñas privados del cuidado de sus padres en las familias de las Aldeas Infantiles SOS.
Basada en su experiencia, la organización concibe estas dos intervenciones como complementarias; y considera que se deben realizar todos los esfuerzos posibles para que los niños y niñas permanezcan en sus familias biológicas, y aquellos niños y niñas para quienes esto no es viable, deben tener el mismo derecho de crecer con la protección de un entorno familiar. Trabajamos para integrar social y familiarmente a los niños y niñas que nos son confiados de forma eficaz y positiva, impulsando su autonomía y emancipación en igualdad de derechos y obligaciones que el resto de los jóvenes, consiguiendo que sean y se sientan ciudadanos válidos para la sociedad. Aldeas Infantiles SOS no tiene ninguna orientación política ni religiosa. Es miembro de la UNESCO y tiene un asesor permanente en el Consejo Económico y Social de la ONU.
http://www.aldeasinfantiles.org.ar/site/?page_id=379 ¿Conocemos algún caso parecido en nuestro barrio? ¿En nuestra comunidad? ¿En nuestra familia? Podemos compartir los testimonios que conocemos.

Himno
(Canto apropiado)

Salmo 122 (121)
¡Qué alegría cuando me dijeron: “Vamos a la Casa del Señor”! Nuestros pies ya están pisando tus umbrales, Jerusalén. Jerusalén, que fuiste construida como ciudad bien compacta y armoniosa. Allí suben las tribus, las tribus del Señor -según es norma en Israel- para celebrar el nombre del Señor. Porque allí está el trono de la justicia, el trono de la casa de David. Auguren la paz a Jerusalén: “¡Vivan seguros los que te aman! ¡Haya paz en tus muros y seguridad en tus palacios!”. Por amor a mis hermanos y amigos, diré: “La paz esté contigo”. Por amor a la Casa del Señor, nuestro Dios, buscaré tu felicidad.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Después del canto del Salmo, hacer un momento de silencio, pudiendo enseguida repetir -sólo repetir- la frase o palabra que más ha tocado el corazón, concluyendo este momento con la oración siguiente, rezada por el coordinador.

Oración Sálmica
Señor Dios, te bendecimos por la Iglesia y te suplicamos por ella. Fortalece la unidad manteniéndola en acción de gracias y concédele felicidad y paz. Que ella sea realmente el signo de Cristo en el mundo y atraiga hacia Ti a todas las personas. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Lectura Bíblica Isaías 54, 1-10
Lectura del Profeta Isaías
¡Grita de alegría, estéril, tú que no has dado a luz; prorrumpe en gritos de alegría, aclama, tú que no has conocido los dolores del parto! Porque los hijos de la mujer desamparada son más numerosos que los de la desposada, dice el Señor.
¡Ensancha el espacio de tu carpa, despliega tus lonas sin mezquinar, alarga tus cuerdas, afirma tus estacas! Porque te expandirás a derecha y a izquierda, tu descendencia poseerá naciones enteras y poblará ciudades desoladas.
No temas, porque no te avergonzarás; no te sonrojes, porque no serás confundida: olvidarás la ignominia de tu adolescencia y no te acordarás del oprobio de tu viudez. Porque tu esposo es aquel que te hizo: su nombre es Señor de los ejércitos; tu redentor es el Santo de Israel: él se llama “Dios de toda la tierra”.
Sí, como a una esposa abandonada y afligida te ha llamado el Señor: “¿Acaso se puede despreciar a la esposa de la juventud?”, dice el Señor. Por un breve instante te dejé abandonada, pero con gran ternura te uniré conmigo; en un arrebato de indignación, te oculté mi rostro por un instante, pero me compadecí de ti con amor eterno, dice tu redentor, el Señor.
Me sucederá como en los días de Noé, cuando juré que las aguas de Noé no inundarían de nuevo la tierra: así he jurado no irritarme más contra ti ni amenazarte nunca más. Aunque se aparten las montañas y vacilen las colinas, mi amor no se apartará de ti, mi alianza de paz no vacilará, dice el Señor, que se compadeció de ti.
Palabra de Dios
Todos: Te alabamos, Señor.

Meditación. Compartir
Hemos escuchado la Palabra de Dios. Ahora vamos a cerrar los ojos y, por un momento, en silencio, vamos a dejar que ella caiga bien tranquila en nuestro corazón (momento de silencio). Repitamos en silencio, con calma, sin apuros algunas frases o palabras importantes.
Vamos también a compartir: ¿Cuál fue la frase que mas me llamo la atención?, ¿cuál es la palabra que más me sacudió? ¿Por qué?

Pensando en nuestra realidad, ¿qué es lo que la Palabra nos quiere decir? ¿Qué signos de la compasión de Dios descubrimos entre nosotros, en nuestro ambiente? En nuestra comunidad, en nuestro barrio, en nuestra ciudad, en nuestro país y en el mundo, ¿qué podríamos hacer para hacer realidad la promesa de Dios?
Cántico de María
“Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque él miró con bondad la pequeñez de su servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo! Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre”.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Preces
Queridos hermanos, con María y con todos los que esperan la venida del Señor, recemos con fe. A cada intención respondemos: “Ven, Señor Jesús”
- Señor Jesús, Ungido del Padre, Salvador de toda la humanidad, ven pronto a salvarnos. Oremos.
- Señor, haz que el mundo reconozca la justicia que los cielos proclaman, para que tu gloria habite nuestra tierra. Oremos.
- Señor, mira los Animadores y Coordinadores de nuestras Comunidades. Dales sabiduría y espíritu comunitario. Oremos.
- Intenciones espontáneas.
Acuérdate de nosotros, Señor, cuando vengas en tu Reino y enséñanos a rezar. Padre Nuestro.

Oración
Señor Dios, amigo de los pobres, tu hijo Jesús nos revelo tu sabiduría y llenó nuestras vidas con tu justicia. Escucha las oraciones de estos hijos tuyos reunidos en oración. Restáuranos en tu amor, manifiéstanos tu misericordia y danos tu salvación. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
Bendición
El Dios de la esperanza, de la alegría y de la paz permanezca con todos nosotros, por los siglos de los siglos. Amén.

Despedida

Nenhum comentário: